2

Ser y estar en español

¿Un ser constituido socialmente, frente a una entidad sensorial? Ser libre es en realidad una categoría de juicio moral, a partir más bien del sentido semántico estructural y paradigmático; Estar libre es una realidad físico-fisiológica y corpórea. Esto es, la diferencia entre ambos copia y plasma la división base de la individualidad antropológica. Estar abarca el ámbito físico y físiosensorial de la experiencia humana como impresión, mientras que ser se refiere al otro ámbito solo comprensible mediante la congruencia social, paradigmática y los sistemas semánticos-semióticos que se basan en ella.

 

Inglés

I am good

efficient

            an expert

            horny

            wet

            dismayed

            appalled

            French

            hungry…

 

(OPAQUE)

 

El español (junto presumiblemente en algún grado con los demás idiomas descendientes del latín) enaltece lo corpóreo y sensorial mediante estar frente al ser socialmente congruente, paradigmático-estructural y racionalmente consabido, de manera que:

 

Soy estructuralmente siendo ellos

 

Pero,

 

Estoy yo en mi cuerpo:

En mi sensorialidad que incluye, claro está, el mundo o ámbito fisiovital que habito mentalmente…

 

 

Ser = Semiótico, paradigmático (y por tanto extrínseco)

Estar = Sensorial-corporal (Intrínseco)

 

Pero también sería estructuralmente cierto que el ser colectivamente congruente y paradigmático debe su posible realización a un estar necesariamente anterior en el tiempo del dispositivo antropológico de los grupos humanos, como un proceso de simulacro que, en realidad, disimula la singularidad física-fisiológica de los componentes anatómicamente independientes. Y el oprobio biológico de la naturaleza en verdad sociogenética de todo individuo físico es el instrumento que el contexto del grupo acaba imponiendo sobre el estar simplemente fisiológico y corporal; un paradigma de ser colectivamente congruente (que todos, por tanto, son potencialmente capaces de comprender) y que es finalmente un modo racional particular de permanencia humana de un grupo originalmente específico, frente a un clima y una geografía también distintamente particulares.

 

Aunque una conceptualización de simulacro antropológico así propuesta se emplea para intentar describir el problema sobre todo espacial de los grupos humanos ante su propio tiempo físico, es evidente que se crea un ámbito estrictamente sensorial –que incluye el proceso fisiológico mental y conceptual– en el que los individuos pueden vigorizarse de forma casi ilimitada, precisamente porque dicho ámbito fisiosensorial-fisioestético de los grupos humanos, basado en su propia naturleza opróbica, se materializa después y a partir de la corporalidad humana, pero en todo rigor no es de naturaleza física en sí mismo, sino fisiológica.

 

Todo proceso de simulacro o de simulación, es, no obstante, fisiológica y sensorialmente real para el individuo percibiente; y toda sensorialidad humana (y su fisiología en este sentido sensorial) es original y espacialmente moral como un producto ya culminado de una evolución filogenética anterior, solo concebible entre grupos humanos finalmente distintos.

 

Y en vista de la evolución filogenética nuestra y universal, podemos decir -y se hace necesario comprender- que ningún ser humano ni respira, ni ve ni percibe por sentido corporal alguno fuera del contexto del grupo, pues tal espacialidad que ocupa todo individuo físico en cuerpo, frente a los demás del grupo de dependencia (una situación en la que sí importa cómo veo y en general cómo siento lo real que no puede obstaculizar de ninguna manera el cómo los otros me perciben a mí) supone algo así como una matieria viviente anterior. Las culturas de hecho suelen traducir, por medio de sus lógicas y relatos específicos, esta realidad fisiológico-corporal subyacente; formas de narrativa que decimos antropológicas en tanto míticas (que también decimos) que corresponden a una realidad interna, géntica y univeral en nosotros, aun hoy, que es opróbicamente real porque la llevamos ya en la fisiología nuestra, de serie, y de una fábrica -pudiéramos decir- evolutiva sociobiologica anterior.

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.