PAPI CHULO Y DIOS

EL MAIZ SEMBRADO Y LA SALVACION

Y sientes, a igual que Cabeza de Vaca, que te envuelve una calorosa sensacion de seguridad, de acogida, al ver las grandes extensions de campos mexicanos de maiz al adentrarse dirección sur en el terrritorio lo que es hoy Mexico.

Pues como el libro transmite muy bien ese sentimiento vital de desamparo en el que viven las personas dentro de una forma nómada y recolectora de la existencia, que es lo que transcurre en todo el relato desde Florida hasta México, en la que la vida diaria consiste en el buscar, desde que te despiertas hasta la caida del sol, alimento en forma de moras y raices, dia tras dia, tu también como lector estas desde luego en un estado de desamparo cuyo peso no se levanta de encima tuya hasta la visión ya mencionada de los campos de maíz.

Y es que los indios a los que acompannan Cabeza de Vaca y sus pocos acompannantes, no disponen de forma permanente ni siquiera del fuego, y todo es hambre, frio y frustracion piscologica en la forma de carencia material.

Y aunque los indios nomadas son muy supersticios (que Cabeza de Vaca y sus hombres al final son considerados como seres divinos o magicos y los soldados espannoles no dudan en aprovecharse de ello, aunque de forma escrupolsa segun lo que cuenta) no habla el autor, sin embargo, de ninguna estructura espitriual-vital concreto que tuvieran entre ellos a la manera de creencias o religion definidas.

Esto tambien es un punto de contraste con lo que es el mundo indio de Mexico, indicado en primero lugar y simbolizado tambien por los campos de maiz con los que al final se topan Cabeza de Vaca y el ultimo-creo-de sus soldados.

Es tambien el punto en el que termina la historia pues en cierto sentido ya no hay mas que contar porque en ese momento, al vislumbar como digo los campos de maiz, dejamos todos-autor y lector-de ser naufragos y supervivientes pues hemos vuelto a la civilizacion, a casa, de alguna manera.


Y lo ves de forma clara lo que implica en un sentido antropologico y humano la agricultura: significa asentamientos humanos complejos; significa un alto desarrollo de un sistema social moral; significa tiempo y vitalidad humanos que ya no quedan esclavizados por el horror fisiologico-vital del hambre y la busqueda frentica pero constante, por tanto, del alimento.

Y significa, necesariamente y en todos los contextos historicos humanos de cultura humana a traves de la historia, un bien definido y socialmente plasmado sistema de creencias espirituales o religiosos.

Y lo que tambien implica, aunque de esto no se suele hablar-de la misma manera que no se habla historicamente y en los registros escritos humanos de la gratificacion sexual socialmente ilicita tampoco-es un contexto humano librado ya triunfalmente de la necesidad inombrable de comer a otros seres humanos.

Es cierto que Cabeza de Vaca no menciona rastro alguno del canibalismo, pero no cuesta mucho imaginar que individuos asi en circunstancias aun mas deseperadas y agravadas por cambios imprevistos del tiempo climatico, no dudarian en servirse, de forma puntual, de otros seres humanos cuyo ingestacion como alimento perpetuaria la vida del grupo en si, aunque ahora con menos miembros, obviamente.

Pues el hambre es, en realidad, la fuerza mas poderosa del hombre, siendo el sexo, quiza, simplemente un avatar en realidad de ella en cierto sentido.

Y una vez en poder de ella, se te agudiza el raciocinio de forma feroz de tal forma que te cae encima una frialdad intelctual que no sientes en otra ciruncstancia; y formando parte de un grupo de otros seres humanos que estan en la misma situacion de agonia existencial, no dudas en hacer los numeros y calcular la mejor forma de servirse de la carne del cuerpo fisico de uno de los integrantes, que normalente suele ser un ninno, en beneficio tuyo y de los demas.


Y suele ser un ninno porque la carne es mas tolerable por tierna y por que potencialmente es mas facil entre todos imovilizarlo.

Pero normalmente esto no debio de hacerse asi, sino a modo de sorpresa, con un violento golpe repentino y inesperado a la cabeza, seguramente.

Que una vez sabiendo lo que has de hacer ante la extrema necesidad en la que te encuentras, los pormenores de algo asi salen de forma natural sin que lo tengas que estudiar ni sopesar mucho.

Que todo esta en tus objetivos repecto a tus necesidades que irremediablemente has de satisfacer, como una especie de condena cosomica y existencial del hombre.

Y tambien es cierto que aunque no te abruman los remordimientos, si que tiene un impacto psicologico necesariamente sobre el colectivo humano, que de hecho, mas de casi 3 mil annos despues, se sigue recordando en algunos rasgos sincreticos del judaismo por ejemplo, aunque las personas reales actuales (y a lo largo de la historia despues) que se abrazan a ese credo, no son conscientes de ello.



Pero claro, todo esto cambia una vez que aparezca la agricultura en el universal vital humano.

Y es curioso, es este sentido, como muchos sistemas culturales religiosos, al funcionar como fuerza garante de la vida colectiva, incorporan dentro de sus parametros de funcionamiento, un canibalismo simbolico en la forma de sacrificos animales, o como sacrificios humanos que son simiulados a su vez, que es precisamente el tema de Isac y Abraham, por ejemplo.

Y se puede conceptualizar como una especie de sincretismo que precisamente se dice respecto al cristianismo y, tambien, necesariamente del judaimso, siendo aquel una especie de evolucion a apartir de este.

Pero, sin embargo, creo que hay otra vertiente que es tambien debido a los cambios que provoca la agricultura resepcto a un modo vital humano nuevo.


Que de repente, y de forma generalizada, el hombre se libra del horror exisitencial del hambre como motor social que puede decirse de los gruopos humanos antes de la agricultura.

Y con eso entra el gran bête noir de la civilizacion: la necesidad ahora racional e intelectual de entender el mundo porque, simplemente, estas en un contexto vital donde te es permitido pensar mas alla de la necesidad de comer como grupo.

Y aqui nace, obviamente, la manifestacion contemporanea –desde hace mas unos 10 mil annos terrenales-de la planicidad de la condicion humana; que siempre ha estado ahi pero es el tiempo humano ahora librado cuando se intensifica y se siente de manera mas devastadora y de forma social y colectivamente.

Y con eso se intensifica, en ese momento, la necesidad logica de despegue, de vuelo hacia arriba y por de bajo en busca de una necesesaria dimensionalidad del universo humano que la vida en si, dentro de tu racionalidad atrapada dentro de tu cuerpo de animal mamifero, no tiene.


Y eso es lo que tambien tienes que ver cuando por fin alcanzas a ver los campos de maiz mexicanos o aztecas, junto con Cabeza de Vaca.

Y es por eso que sientes el calor del alivio y de la alegria de saber que has llegado a casa y que Papa, efectivamente, te esta esperando con los brazos abiertos desde luego.


______
SK



*Nunca he probado la carne humana, si alguien se lo esta preguntando, auque si se lo que es pasar hambre y es desde la optica de esas experiencias extremas que si he conocido, que he intentado elaborar y transmitir un contexto viable psico-fisiologico de la condicion humana remota antes de la agricultura.

Texto del año 2012 publicado orginalmente en “La Página de los cuentos”:

https://www.loscuentos.net/cuentos/link/512/512984/